NUESTRA COCINA

Cocina Cívica es un Espacio Público Híbrido, es decir, un lugar físico en el que se reúnen profesionales, amateurs y no-iniciados para generar tanto discursos como contra-discursos de Política Pública, con el fin de conocer la agenda Política Metropolitana y, conociéndola, criticarla, re-construirla y hacerla real, como auténticos actores políticos.

1. Una Cocina:
Aunque nos inspiramos en la metodología de los Living Labs, Laboratorios Ciudadanos y Hacklabs, preferimos dejar atrás el concepto de “Laboratorio”, generalmente ligado a examinación teórica, profesional, sistematizada, cerrada, controlada, etc., y usar el término “Cocina”, que por tradición es un espacio abierto a la participación de cualquier persona que desee poner su esfuerzo a la hora de crear. No hay recetas invariables, siempre sirven los conocimientos empíricos y los experimentos espontáneos tanto como la teoría sofisticada. En la Cocina cabemos todos, y no existe una jerarquía de mando de los expertos sobre los neófitos, sino una cooperación en la que ambas voces (manos) tienen algo que aportar y un interlocutor a la escucha.

2. Conforma un Espacio Público:
Donde todo es de todas y todos. El espacio público no es tal por sí mismo, sino por la apropiación de este espacio por un público, por agentes. Es la presencia, es la palabra, es el actuar de este público, de esta comunidad, lo que hace que un lugar devenga Espacio Público. Para nuestro fin, nos valemos de diversos Centros Culturales (ya existentes) para convertirlos en lugares de encuentro, con ocasión de conferencias, foros y talleres, a fin de generar un diálogo en el que todos estamos en un mismo nivel: tanto para hablar como para escuchar.

3. Para generar discursos y contra-discursos
Porque no hay ciudad sin ciudadanos, y sabemos bien que una identificación electoral no es suficiente para tener voz y voto en las decisiones de orden público. Cocina Cívica busca reivindicar el “derecho a la ciudad” que le ha sido negado a muchas personas. Una posición económica, académica o política no debe determinar la calidad de nuestra voz en el juego político, ni nuestra capacidad para comprender, criticar y/o apoyar las decisiones que nos implican directamente. Cocina Cívica es un Espacio Público en el que sus participantes siempre gozan del derecho a ser ciudadanos, con las facultades y responsabilidades que derivan de ello.

Los productos de una Cocina, sean decisiones, diálogos, ideas, propuestas u otros, estarán disponibles, a manera de Recetario para otras Cocinas, generando redes de convivencia y apoyo en temas de actuación política y vida comunitaria, pues sabemos que sólo la verdadera comunidad puede hacer verdadera política.